EL AYUNTAMIENTO DE SAN BARTOLOMÉ DE TIRAJANA ORDENA EL PRECINTO DE LOS CHIRINGOS EXTERNOS DEL CENTRO COMERCIAL YUMBO

Los chiringos, instalados en dos aparcamientos privados en la zona del centro comercial, no cuentan con autorización para desarrollar la actividad ni están incluidos dentro de plan de seguridad del Carnaval.

Imagen de archivo chiringays

El Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana ha ordenado esta mañana el precinto de dos zonas de chiringos ubicadas en dos aparcamientos privados en la zona del Centro Comercial Yumbo, al carecer éstos de autorización para la instalación y su potencial desarrollo de la actividad anunciada para los mismos, además de no estar incluidos en el Plan de Seguridad del Carnaval.

Consultada la sección de Fomento del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, se comunica que el técnico municipal ha informado desfavorablemente la petición formulada por el titular de la citada actividad, por no contar con la documentación preceptiva, exigida para el desarrollo de espectáculos públicos regulados en la Ley 7/2011 de 5 de abril de actividades clasificadas y espectáculos públicos y otras medidas administrativas complementarias; y normativa de Desarrollo.

“El interés del Ayuntamiento es garantizar la seguridad de los entes participantes del Carnaval, tanto de nuestros vecinos y vecinas como de la multitud de personas que nos visitarán estos días”, explica Samuel Henríquez Quintana, concejal de Urbanismo. Por primera vez en la historia, el Carnaval Internacional de Maspalomas se ha sacado de forma reglada, sacando todas las actividades a licitación pública, desde los chiringuitos, cobertura sanitaria, plan de seguridad privada, plan de autoprotección, etc.

“El problema de estos chiringos que se han instalado en ambas zonas privadas es que no cuentan con autorización pertinente, además dificultan la seguridad del centro comercial y de la organización del Carnaval”. En años anteriores, el espacio habitual de los “chiringays” era un espacio cedido por parte del Centro Comercial Yumbo al Ayuntamiento y, por tanto, se incluían dentro del plan de autoprotección y entraban dentro de las actividades del propio Carnaval. En la actualidad, ese espacio es privado y está gestionado por un tercero, que de manera unilateral ha decido organizar un carnaval paralelo con un programa de eventos paralelo”, añade el edil.

Salir de la versión móvil